XXXV

SouthPark_3

Acordate de aquellos tiempos

En los que vos querías irte de acá.

Vos lo querías tener bien lejos,

Para nunca revivir el diablo que vive en vos.

Dijiste que habías cambiado,

Madurado tu forma de pensar.

Vos me dijiste que te habían ganado

Y, sospechándote, me dejé caer.

¿Qué más me importa?

Me quiero escapar de la sociedad.

No quiero ya más regresar.

No pertenezco a ningún lugar.

Se siguen preguntando cómo llegué hasta acá.

Los dos nos queremos encontrar y volver a soñar de más.

Algo pasó,

No sé muy bien qué,

Pero al final del camino no te encontré.

Quise gritarte, prohibirte, olvidarte.

Quise llorar por vos, por mí, por nosotros.

El dolor fue tan profundo y me descarné tanta piel,

Que al final del camino terminé encontrandme

Anuncios

XXXIV

sp7_fotologs_net25

Parece que, esta vez, las cosas van a ser diferentes.

Tengo tanta emoción escondida y, aún así, no puedo escribirla.

Diría que solo sirve la melancolía,

pero me supera esta ironía.

Realmente pensé que esta vez no me iba a pasar.

Cuido cada detalle,

pero sufro al pensar que hay alguien más.

Y aunque cada vez me atrapás más,

me enroscás más,

la soga no me está dejando respirar.

XXXXIII

The Repeatles

En estos momentos, donde realmente me siento impotente frente a mis emociones, me torturo escuchando la melancolía ajena.

En esos días dónde te preguntás si existís en realidad, es ahí donde más duele.

Siempre encuentra un motivo para robarme mi realidad, nunca me pudo olvidar.

La verdad es tan relativa, pasaron tantas cosas, que ni a ella la puedo reconocer.

Pero allí se encuentra él y me carcome su silencio. 

Y pienso: “No me dejes de hablar, no te puedo olvidar así de fácil; hablemos y digamos que ya terminó”.

Gotas de “otra vez” caen sobre mis párpados dormidos.

Nunca recibiré suficiente de ellos.

Pero, aún lo sigo sintiendo, aunque nos lastimemos, todavía nos amamos.

Me debo, al menos, intentar hacer las cosas bien.

The Second Coming

1151891102_f

 

Turning and turning in the widening gyre;

The falcon cannot hear the falconer;

Things fall apart; the center cannot hold;

Mere anarchy is loosed upon the world,

The blood-dimed tide is loosed, and everywhere

The ceremony of innocence is drowned;

The best lack all conviction, while the worst

Are full of passionate intensity.

Surely some revelation is at hand;

Surely the Second Coming is at hand;

The Second Coming! Hardly are those words out

When a vast image out of Spiritus Mundi

Troubles my sight: somewhere in sands of the desert

A shape with lion body and the head of a man,

A gaze blank and pitiless as the sun,

Is moving its slow thighs, while all about it

Reel shadows of the indignant desert birds.

The darkness drops again; but now I know

That twenty centuries

Of stony sleep

Were vexed to nightmare by a rocking cradle,

And what rough beast, its hour come round at last

Slouches towards Bethlehem to be born?

William Butler Yeats (1921)

 

Dirge Without Music

1151858786_f

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

I am not resigned to the shutting away of loving hearts in the hard ground.

So it is, and so it will be, for so it has been time out of mind:

Into the darkness they go, the wise and the lovely. Crowned

With lilies and with laurel they go; but I am not resigned.

 

Lovers and thinkers, into the earth with you.

Be one with the dull, the indiscriminate dust.

A fragment of what you felt, of what you knew,

A formula, a phrase remains, — but the best is lost.

 

The answers quick and keen, the honest look, the laughter, the love, —

They are gone. They have gone to feed the roses. Elegant and curled

Is the blossom. Fragrant is the blossom. I know. But I do not approve.

More precious was the light in your eyes than all the roses in the world.

 

Down, down, down into the darkness of the grave

Gently they go, the beautiful, the tender, the kind;

Quietly they go, the intelligent, the witty, the brave.

I know. But I do not approve. And I am not resigned.

Edna St. Vincent Millay, 1928

XXXXII

quisiera poder hablar
quisiera seguir al sol cuando atardece
y levantarme con él cuando amanece.
cuántos caminos
cuántos senderos
tengo
para recorrer.
para aprender
y equivocamrme
tratando
de serme fiel
sigo buscando gente sincera
con quien poder compartir
mil sueños nuevos,
pero tengo que seguir.
atando cabos,
dándome cuenta
de lo que otros piensan de mí,
sigo buscando un gran amigo
con quien poder vivir.

XXXXI

yo sabía que el camino iba a ser difícil.
estoy atrapada en el medio.
aunque lo conocí a él,
no dejo de pensar en vos.
sólo eramos amantes, vos y yo.
amantes de lo único que nos unía.
no quiero perderme de nada,
contigo, ni un segundo.
guardemos nuestro silencios.
ni esos momentos,
ni esas risas,
ni eso que nos hacía tan especiales.